Un beso perverso, Kaitlin O’Riley

Un beso perverso, Kaitlin O’Riley

Después de la muerte de su padre, Colette Hamilton se tiene que hacer cargo de sus cuatro hermanas, una madre inválida y una librería al borde de la quiebra. La única manera de salvar el negocio de su familia es dejarse guiar por sus poco convencionales planes…o aceptar la propuesta de matrimonio que le ha formulado su tío.

Pero, ¿qué pasa con ese apuesto extraño que acaba de entrar en la librería? Se trata de Lucien Sinclair, el hijo de un conde, famoso por sus aventuras y, por lo que se cuenta, poco apto para el matrimonio. Sin embargo, lo que Colette no sabe es que Lucien acaba de empezar a buscar una esposa desesperadamente. Su padre está muy enfermo y el joven quiere darle la satisfacción al conde de verle casado antes de morir.

Lucien busca una mujer normal y corriente, cualquier joven que no irradie excesiva belleza para proteger así su corazón. Pero por mucho que intenta alejarse de Colette, descubre que es incapaz de separarse de ella.

Conforme la pecaminosa atracción entre ellos aumenta, la única cuestión será si podrán sobrevivir a la tentación…

Se trata de un libro donde, casi desde el principio, te sorprendes con las cosas que hacen estos personajes. Al principio, cuando empecé a leérmelo, me quedé con las ganas igual que sus protagonistas, ya que era una escena increíble, pero claro, dos perfectos desconocidos que, se supone, no tienen nada en común, no se deberían atraer hasta ese punto… Pero lo hacen.

Conforme la trama se desarrolla lo cierto es que te vas sorprendiendo más, quizás por el hecho de que no estamos ante la típica protagonista de la época victoriana que se dedica a las labores del hogar o a cuidar de sus hermanas y madre; sino que Colette, la protagonista, es una mujer fuera de su tiempo. Es decidida y lleva un negocio con muy buena mano y organización. Se trata de una persona de carácter fuerte, al menos lo intenta ya que su vida tuvo que ser dura. Muchas mujeres pueden incluso verse reflejada en ella porque, aunque esté ambientado en una época antigua lo cierto es que no se le da mucho protagonismo a las fiestas, bailes, etc. sino que pasan más desapercibidos y el escenario en este caso es una librería.

En cuanto al protagonista masculino tenemos que decir de él que al principio cae bastante mal. Es el típico ligón o casanova… Mejor dicho, calavera, tal y como se le define en el libro. Lucien es un hombre que trata de buscar una esposa, alguien fiel, que sepa cuál es su lugar y que no lo cuestione… Y la encuentra, pero, ¿realmente es lo que busca? Porque, para él, esos calificativos son los contrarios a la persona o personas que le hicieron daño en su vida. Un personaje marcado por su pasado que es capaz de dejarlo todo por el amor de Colette.

En definitiva, un libro donde te sorprendes… Dondes esperas más… Y aunque se queda un pelín corto, al menos para mí, en cuanto a la historia, lo cierto es que llama mucho la atención. Lástima que no se hable más del mejor amigo de Lucien del que me encantaría leer su propia historia (una historia llena de misterios y secretos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.