Reseña: Mi ángel oscuro, de Saray Santiago Fernández

Sinopsis: Sara y Lionel se ven envueltos en una guerra entre el bien y el mal, entre la luz y la oscuridad… ¿Qué serías capaz de hacer por amor? ¿A qué estarías dispuesto a enfrentarte para mantener a salvo al ser que amas? ¿Y si fuera su alma lo que está en juego?

«Y mientras escucho el sonido de tu respiración, no puedo imaginar un lugar mejor donde estar. Tu piel, tu aroma… ¿Qué más puedo pedir? Por ti, un demonio es capaz de subir al cielo y un ángel bajar al infierno; y yo, soy capaz de enfrentarme a todos ellos.»

¿Habéis leído este libro? Yo lo hice hace un tiempo, ya que fue un premio en uno de los sorteos en los que participé y, cuando saqué tiempo, decidí darle la oportunidad. Al principio me echaba para atrás porque pensaba que iba a ser una mezcla de Crepúsculo con Hush Hush, ambas también leídas pero cada autor aporta cosas diferentes así que, como no es demasiado largo, una tarde lo cogí y lo leí.

¿Y qué te puedo decir de él? Bueno, pues que al principio me costó mucho. Estuve a punto de dejarlo porque el personaje femenino no me entraba. Si tenemos en cuenta que la novela está escrita en primera persona, y que se pasa la primera parte del libro deprimida (por algo normal), pues se te hace pesado. Lo bueno es que la autora va al grano, hay mucho diálogo y eso hace que, cuando entra el personaje masculino, Lionel, quieras saber algo más de él.

La historia en sí no es algo único ni original. Muchas veces sabrás por dónde va a salir la historia, y la autora, y eso, cuando has leído mucho, hace que no te enganche tanto. Pero, oye, que no quiere decir que no sea buena, al contrario, te acaba picando la curiosidad de cómo van a acabar. Y si a eso le unimos que tiene un par de giros al final que sí te pueden sorprender, pues ya tienes una buena lectura para una tarde (o un día si lees despacio).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.